Todos tenemos hábitos, tanto buenos como malos. Es parte de la vida. Lo importante es saber como podemos cambiar nuestros hábitos y impactar positivamente nuestras vidas. Cualquiera que ha tratado de desarrollar hábitos buenos o cambiar hábitos malos le ha tocado luchar. El proceso implica más que solo saber que hay que hacer, pues es necesario saber como hacerlo y tener la motivación para hacerlo.

Una de las luchas mas difíciles para el corazón humano es comprender la necesidad de un poder afuera de si mismo. Como seres independientes, nos es natural tratar de resolver todas las perplejidades de la vida sin ayuda externa. Pero Dios, quien nos creo, sabe que necesitamos su ayuda, poder, y dirección para poder manejar nuestras vidas exitosamente. Necesitamos permitirle a Dios que tenga el control en nuestras vidas.

A menudo el problema mas grande para el individuo que esta luchando para liberarse de un mal habito es la confianza. Es difícil renunciar la necesidad excesiva de controlar las personas o circunstancias en un intento de factorizar el dolor potencial. Pero si la necesidad de estar en control no se reemplaza con confianza, la persona eventualmente cambiara una adicción por otra.

La Biblia nos dice que cuando le damos el control de nuestras vidas a Dios el nos equipara para enfrentar los desafíos de la vida. El nos dará una nueva forma de mirar la vida y razón para tener esperanza y confianza. Dios promete guiarnos en el camino correcto y darnos vida eterna. Sus palabras son atrayentes: “Confía en el Señor de todo corazón, y no te apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos, y él enderezará tus sendas1.”

¿Alguna vez te has encontrado completamente perdido durante un viaje, sin un mapa y sin nadie alrededor que pareciera conocer tu destino? ¿Estuviste manejando sin rumbo ni dirección sin conseguir nada mas que frustración y acabar la gasolina? Es así que muchas personas tratan de arreglar sus problemas, encontrar la felicidad, y forjar su futuro sin buscar a Dios o estudiar su Palabra. No toma mucho para que terminen vacíos y frustrados.

La palabra de Dios, la Biblia, provee dirección para la vida. Da percepción y entendimiento para entender el panorama completo así como los detalles de la vida. “La enseñanza de tus palabras ilumina; y hasta la gente sencilla las entiende2.”  La Biblia inspira el corazón del lector con esperanza, fe y valor. Reaviva al triste y deprimido.

La transformación, el crecimiento y la madurez de nuestros pensamientos y estilo de vida son un proceso, no una efeméride. Simplemente porque le hayas entregado la vida a Dios no significa que tu vida va a cambiar mágicamente. No puedes esperar levantarte una mañana,  saberlo todo y poder cumplir cada labor perfectamente. Necesitas pasar tiempo diariamente estudiando la Palabra de Dios. Y día a día, poco a poco transformara tu vida y carácter.

Dios puede limpiarnos de nuestros hábitos destructivos por medio de la oración.  “Y os libraré de todas vuestras inmundicias3.”  Él también nos promete poder para dejar de hacer las cosas que sabemos que nos hacen daño: “Y pondré dentro de vosotros mi Espíritu, y haré que andéis en mis estatutos, y guardéis mis ordenanzas, y las pongáis por obra4.”

La gracia de Dios cubrirá tus errores y te dará la perseverancia que necesitas para continuar tu viaje. Tu forma de pensar, actitud, y estilo de vida se transformaran diariamente en armonía con su voluntad. Al pasar el tiempo, las elecciones positivas que antes eran difíciles y tomaban mucha oración y lucha llegaran a ser parte del nuevo carácter que Dios esta formando dentro de ti. “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.” Toma tiempo para dejar que Dios te hable personalmente por medio de su palabra. El siempre esta allí para ti.

 

www.lifestylematters.com

 /p>

Fuentes:

  1. Proverbios 3:5-6.
  2. Salmo 119:130.
  3. Ezequiel 36:29.
  4. Ibid., Versículo 27.
  5. 2 Corintios 5:17
     


Acerca del autor

Vicki Griffin MPA, MACN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *