Recientemente vi un meme en Facebook que me hizo pensar. El titulo decía «El verdadero Zombie Apocalypse». El lado izquierdo de la ilustración mostraba una sangrienta imagen de zombis agarrando la cámara (o el camarógrafo). A la derecha, un grupo de jóvenes estaban sentados alrededor de una mesa en un restaurante. En vez de conversar entre sí, estaban encorvados con sus ojos pegados a sus teléfonos móviles.  (¿Quizás estaban conversando entre si por medio de mensajes de texto?)

Sea que te parezca cómico o preocupante, el problema subyacente no puede ser ignorado. La tecnología esta cambiando la forma en que interactuamos con otras personas. ¿Cuantos de nosotros no hemos experimentado un almuerzo incomodo debido a que la persona sentada al frente estaba constantemente enviando mensajes de texto, respondiendo a correos electrónicos o haciendo llamadas telefónicas?

Aunque la tecnología nos ha beneficiado en innumerables formas, también tiene su lado negativo. Las adicciones al internet y a los teléfonos inteligentes se han vuelto serios problemas alrededor del mundo. ¿Será que el estar conectado todo el día al internet y a nuestras varias redes de «amigos» nos ha causado perder el contacto con la realidad?

Ansiedad, felicidad y productividad

Las alertas y notificaciones constantes en nuestros teléfonos inteligentes sirven un propósito importante. Están diseñadas para simplificar la vida y para que podamos ser mas productivos. En la misma manera, las redes sociales están diseñadas para mejorar nuestras relaciones ayudándonos a mantenernos conectados con las personas que nos rodean. Sin embargo, los estudios están mostrando que estas cosas también nos estresan. El estrés viene de la presión constante que sentimos por responder o mantenernos conectados a los variados mensajes que estamos recibiendo.

Por ejemplo, un estudio conducido por Kent State University en Ohio encontró una fuerte relación entre el uso frecuente de celulares y la ansiedad.1 Muchos de los estudiantes que tomaron parte en el estudio reportaron que se sentían pegados a sus teléfonos y que no podían controlar su uso. Además de la ansiedad, los estudiantes que no eran capaces de resistir las llamadas y notificaciones eran menos felices que sus homólogos. Estos estudiantes también recibían mas bajas calificaciones que los estudiantes que estaban menos «conectados».

Andrew Lepp, uno de los investigadores, lamentó la falta de soledad en el mundo contemporáneo. Él afirmó que «la salud mental requiere un poco de tiempo personal a solas para reflexionar, contemplar, procesar los eventos de la vida, y simplemente recobrarnos de las fuentes diarias de estrés».2

La tecnología y los niños

Si la tecnología esta afectando a los adultos «responsables», no ha de sorprendernos que los niños también están siendo afectados. El niño estadounidense promedio ahora esta gastando 7 horas al día utilizando alguna forma de tecnología de entretenimiento. Los pediatras e investigadores de este campo han comenzado a preocuparse más y más debido a este fenómeno. Los expertos advierten que el acceso a la tecnología ha sido vinculado a una multitud de problemas en los adolescentes incluyendo la adicción a los teléfonos inteligentes, acoso cibernético, falta de ejercicio, falta de sueño, y acceso a materiales violentos o pornográficos.3

Corea del Sur es un país que se enfrenta a una batalla particularmente dura. Presentemente aproximadamente un 70% de los adultos y niños en Corea del Sur tienen teléfonos inteligentes; esto es el porcentaje mas alto de uso de teléfonos inteligentes en el mundo.4 El gobierno estima que 1 de cada 5 niños son adictos a sus teléfonos. Los investigadores notan que hasta los niños de edad preescolar han comenzado a mostrar síntomas de adicción y obsesión con la tecnología.

Para tratar estos problemas, el gobierno de Corea del Sur ahora requiere que las escuelas den clases especiales acerca del peligro de la adicción al internet. Algunos padres hasta están enviando a sus hijos a campamentos de entrenamiento al estilo militar para ayudarlos a quebrantar sus adicciones.

Kwon Jang-Hee, el líder de una organización coreana que lucha en contra de la adicción a la tecnología, advierte que la concienciación de los padres debe comenzar temprano. La mayoría de los padres simplemente son ignorantes del peligro que los teléfonos inteligentes y tabletas pueden plantear. Aunque es una costumbre muy común, Kwon afirma que los aparatos inteligentes no deben utilizarse para calmar a los bebes o niños pequeños. Él también recomienda que los padres pospongan la compra de aparatos inteligentes para sus niños lo mas largo posible.5

Arreglando el problema

Al otro lado del Pacifico, los expertos también están emitiendo serias advertencias acerca de la tecnología y sus efectos sobre los niños. Recientemente la Academia Americana de Pediatría recomendó que el «tiempo de pantalla» de los adolescentes sea limitado a un máximo de 2 horas.6 Ellos también recomendaron la prohibición de los televisores y computadores en las habitaciones de los niños.

Pero, ¿cuál es la probabilidad de limitar la ingesta de media de los niños si tú mismo no limitas tu consumo? No es muy buena, ¿verdad? Es poco probable que tu niño juegue con legos o lea un libro si tus ojos están pegados a esa tableta. Necesitamos guiar por ejemplo y ser los primeros en desconectarnos. Cuando percibimos que los niños en nuestras vidas están demasiado distraídos por la tecnología, necesitamos encontrar formas creativas de involucrarlos en otras actividades. Los niños aprenden por ejemplo. Creo que mi amor por la lectura fue fomentado por mi padre y abuelo quienes yo veía leyendo constantemente.

Hay muchas cosas que una familia puede hacer para pasar tiempo juntos. Haz algo al aire libre, juega un juego, estudien algo juntos, charlen acerca de su experiencia diaria, o haz que tus hijos se involucren en la cocina. Lo mas probable es que tus hijos van a apreciar la atención. Las familias verdaderas necesitan tener tiempo juntas.

Los beneficios

Como mencionamos antes, apagar los ordenadores y aparatos portátiles (o simplemente salir de Facebook) tiene el potencial de reducir tu ansiedad, potenciar tu productividad, y hasta hacerte mas feliz. Además de esto, las investigaciones han demostrado que los teléfonos celulares pueden perturbar tu sueño. Además de brillar luz artificial reductora de melanina a tus ojos, las señales inalámbricas procedentes de tu teléfono son dañinas.

Un estudio, que incidentalmente fue financiado por algunas de las principales compañías de teléfonos celulares, descubrió que las personas que eran expuestas a radiación de implementos móviles «experimentaban dolores de cabeza, cambios de humor, confusión, así como problemas para dormir».7 Dormir con el teléfono celular en otra habitación es una forma de combatir estos efectos de salud y manejar las distracciones.

Otro beneficio de apagar los aparatos mas a menudo es que vas a tener mas tiempo. Tendemos a ver los aparatos inteligentes como herramientas para incrementar la productividad, pero a menudo hacen lo opuesto. Debido al torrente aparentemente interminable de correos electrónicos, notificaciones y mensajes de texto, nuestros aparatos tienen el potencial de distraernos constantemente del trabajo que estamos haciendo. Recientemente borré la carpeta de juegos en mi IPhone. Descubrí que 10 minutos aquí y allá pronto se sumaban en horas de actividad inútil y sin sentido.

¡Pero me voy a aburrir!

Parece que las personas le tienen un miedo irracional al tiempo de inactividad, asumiendo que rápidamente se tornara en penoso aburrimiento. ¿Porqué siempre sentimos que tenemos que estar haciendo algo? Las personas sacan sus teléfonos en cualquier momento que tienen unos minutos libres. Esto no es una tendencia saludable.

La quietud y el tiempo para reflexionar son muy importantes. Este tiempo ayuda a las personas a recobrarse del estrés y a procesar los eventos de la vida. Al tomar descansos de la tecnología y otras formas de entretenimiento, permitimos que nuestras mentes piensen mas claramente, ayudándonos a entender conceptos complejos, resolver problemas, e incrementar nuestra productividad. Hasta podemos ganar un mejor entendimiento del mundo o nuestro lugar en el mismo. Obviamente esto es mas importante que ramonear en el Facebook, enviar mensajes de texto imbéciles, o pasar al próximo nivel de tu juego favorito.

Por eso, haz un acuerdo contigo mismo y guarda tu teléfono inteligente de vez en cuando. Déjalo sobre la mesa cuando llegues a la casa y no lo revises hasta el próximo día. ¿Qué es lo peor que pueda suceder? Puede ser que te sientas un poco aburrido y menos conectado, pero, bueno, puede ser que te permita ser mas creativo, y estés mejor descansado y menos estresado que antes. Además, lo mas probable es que hables mejor con tus amigos a la hora del almuerzo, y finalmente, si no somos capaces de poner la tecnología a un lado y gozar de muestras amistades, ¡de pronto realmente nos convertiremos en zombis!

  1. Lepp, Andrew, Jacob E. Barkley, and Aryn C. Karpinski. “The Relationship Between Cell Phone Use, Academic Performance, Anxiety, and Satisfaction with Life in College Students.” Computers in Human Behavior 31 (February 2014): 343–350. doi:10.1016/j.chb.2013.10.049.
  2. Lepp, Andrew, Jacob E. Barkley, and Aryn C. Karpinski. “The Relationship Between Cell Phone Use, Academic Performance, Anxiety, and Satisfaction with Life in College Students.” Computers in Human Behavior 31 (February 2014): 343–350. doi:10.1016/j.chb.2013.10.049.
  3. NEWS, Rheana Murray / NEW YORK DAILY. “Parents Should Limit Kids’ Screen Time to 2 Hours a Day: American Academy of Pediatrics.” NY Daily News. Accessed December 31, 2013. 
  4. Relaxnews, Afp. “Ultra-wired South Korea Battles Smartphone Addiction.” NY Daily News. Accessed December 31, 2013.
  5. Relaxnews, Afp. “Ultra-wired South Korea Battles Smartphone Addiction.” NY Daily News. Accessed December 31, 2013. 
  6. NEWS, Rheana Murray / NEW YORK DAILY. “Parents Should Limit Kids’ Screen Time to 2 Hours a Day: American Academy of Pediatrics.” NY Daily News. Accessed December 31, 2013. 
  7. Arnetz, Bengt B, Torbjorn Akerstedt, Lena Hillert, Arne Lowden, N. Kuster, and Clairy Wiholm. “The Effects of 884 MHz GSM Wireless Communication Signals on Self-reported Symptom and Sleep (EEG)- An Experimental Provocation Study.” PIERS Online 3, no. 7 (2007): 1148–1150. doi:10.2529/PIERS060907172142.


Acerca del autor

Jonathan Ewald

«Si el hombre piensa en su estado físico o moral él generalmente descubre que está enfermo.» - Johann Wolfgang von Goethe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *