Como cardiólogo, hablo acerca del estilo de vida y la salud cardiaca todos los días. Los pacientes me preguntan frecuentemente acerca de qué cambios pueden hacer para mejorar su salud cardiaca. Yo se que muchos de mis pacientes no están listos para hacer grandes cambios en sus hábitos de salud, pero, ¡me da de menos! He aquí 10 cambios pequeños que pueden hacer una gran diferencia para tu corazón

  1. Consume 1 fruta o verdura más diaria (de lo que consumes normalmente). Esto de por sí va a beneficiar tu cuerpo en muchísimas formas. Las dietas altas en frutas y verduras mejoran la nutrición en general, mejoran el control del azúcar sanguíneo, previenen algunas clases de cáncer, y reducen el riesgo de enfermedad cardiaca y derrame. Al paso que te acostumbras a consumir más de estos alimentos, tu meta eventualmente debería ser llenar la mitad de tu plato con frutas y verduras en cada comida.
  1. Consume menos carne. Reducir tu consumo de carne reduce tu riesgo de muchas enfermedades y puede mejorar muchísimo tu salud cardiaca. (También deja más espacio en tu plato para las frutas y verduras que mencionamos anteriormente.) Además de ser beneficioso para tu corazón y cuerpo, consumir menos carne también es la mejor decisión que puedes hacer para ayudar al medio ambiente. No tienes que volverte vegetariano inmediatamente. Pero considera empezar con un lunes sin carne semanal.
  1. Consume un desayuno balanceado. Este es uno que creo que la mayoría de personas les gustaría hacer; simplemente se quedan sin tiempo. Yo entiendo, cuando estamos ocupados es tentador ignorar la salud. Pero considera esto: un estudio publicado en la revista Circulation siguió a más de 26.000 hombres inicialmente saludables durante 16 años. Después de hacer ajustes por sus edades, ellos descubrieron que los que no desayunaban tenían un riesgo de 33% mayor de desarrollar enfermedades coronarias que los que comían desayuno diariamente.
  1. Pasa la ventanilla de autoservicio. En este consejo, estoy juntando los alimentos procesados y azucarados con el resto de comidas rápidas. Estos alimentos están llenos de calorías vacías y atiborrados de sal, azúcar, aceites insalubres, y otros aditivos. Si estás apurado consume cosas sencillas tales como sándwiches, fruta fresca, o barras de granola saludables. Después de unas semanas tus ansias van a empezar a cambiar, y vas a quedar con hábitos más saludables.
  1. Consume alimentos integrales, no suplementos. Ahorra tu dinero. Las mejores píldoras disponibles no pueden competir con lo que la naturaleza nos provee. Consumir alimentos frescos e integrales también es una forma de asegurarte que obtengas lo que pagaste. Si no oíste la noticia, la oficina del Fiscal General del Estado de Nueva York encontró que muchos suplementos no contenían los ingredientes que promovían. http://lifeandhealth.org/natural-remedies/are-herbal-supplements-worth-your-money/113325.html
  1. Toma (más) agua. No bebas tus calorías. Este es otro consejo fácil. Las bebidas azucaradas tales como las sodas y los jugos de frutas tienen un efecto terrible sobre la salud y son una forma segura de añadir libras adicionales. Además, asegúrate de tomar suficiente agua durante el día: por lo menos 8 vasos. Los estudios han demostrado que las personas que beben más agua tienen menos muertes de enfermedad coronaria cardiaca que los que toman muy poco.
  1. Programa un «día de hacer trampa» (o una comida) a la semana, para no gastar toda tu fuerza de voluntad. Esto te va a dar algo que puedas esperar. También puede ayudarte a resistir las malas decisiones durante las otras comidas debido a que sabes que te vas a recompensar en el futuro cercano. ¿Para qué comer ese postre regular cuando sabes que vas a comer algo que realmente te gusta más tarde en la semana?
  2. Trata de obtener de 30-60 minutos adicionales por noche. El sueño es esencial para un corazón saludable. De hecho, no obtener suficiente sueño incrementa muchísimo el riesgo del individuo de enfermedad cardiovascular, ataque cardiaco y derrames. Para obtener el máximo rendimiento de las horas que duermes, revisa estos consejos para dormir mejor. http://lifeandhealth.org/lifestyle/8-tips-for-better-sleep/15211.html
  1. Vuélvete más activo. Aún 10 minutos al día hacen una diferencia. Tu cuerpo fue diseñado para ser activo. Aunque no pueda ser posible moverte todo el tiempo en tu trabajo de escritorio, aún puedes levantarte y caminar unos pocos minutos cada hora. Esto te va a ayudar a evitar la enfermedad del sedentarismo (también conocida como las enfermedades hipocinéticas).
  1. Haz espacio en tu horario para hacer ejercicio diariamente y protégelo. Si haces un habito del ejercicio, va a ser fácil seguir haciéndolo. Se sabe que el ejercicio reduce la incidencia de la enfermedad cardiaca y derrame, además de otros beneficios de salud. El ejercicio también mejora tu concentración, te da energía, y te ayuda a tener mejor sueño. Aún caminar es un buen ejercicio; el que no seas un atleta de triatlones no es excusa. Simplemente levántate y haz algo.

Piensa acerca de la comida y el ejercicio como tu «terapia medica», porque lo es. Tu cuerpo y tu doctor te lo agradecerán.


Acerca del autor

Harvey Hahn, MD, FACC

One comment on “Los 10 consejos más importantes para tu salud cardiaca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *