«Amamantar es mejor» parece ser el mantra de las nuevas madres del siglo 21. En los Estados Unidos, un 77% de las madres escogen amamantar y la mitad de las mismas están amamantando a los seis meses.1 Este es un gran éxito para la Academia Americana de Pediatría, que recomienda que las madres amamanten exclusivamente durante por lo menos seis meses y luego continuar amamantando con alimentos suplementarios hasta que el infante tenga por lo menos un año.

Si no conoces los enormes beneficios de amamantar, déjame darte un resumen rápido:2

  1. Una reducción de un 70% de las infecciones del tracto respiratorio.
  2. Una reducción de un 20% de las infecciones del oído.
  3. Una reducción de un 60% de las infecciones gastrointestinales.
  4. Una reducción de un 30% del síndrome de muerte súbita del lactante. De hecho, se ha calculado que más de 900 vidas de infantes se podrían salvar anualmente en los Estados Unidos si un 90% de las madres amamantaran exclusivamente por 6 meses.
  5. Una reducción de un 50% de la enfermedad celiaca.
  6. Una reducción de un 30% de la enfermedad inflamatoria intestinal infantil.
  7. Una reducción de un 30% de la obesidad adulta.
  8. Una reducción de un 30% de la diabetes tipo 1
  9. Una reducción de leucemia infantil.
  10. Una mejora posible en los resultados del desarrollo neurológico, o sea, niños más inteligentes (más pronunciado en infantes nacidos prematuramente amamantados).

Con todos los beneficios de amamantar, ¿porqué no amamantan a todos los bebes en los Estados Unidos? Hay muchas razones. Pero una de las razones principales ha de ser las dificultades de amamantar. Como ves, la mayoría de bebes no salen listos para amamantar naturalmente. Le toma tiempo a la mama y al bebe para que se acomoden al proceso de amamantar. Yo recuerdo muy bien cuanto tiempo me tomó aprender a amamantar a mis dos hijos. Al principio me sentía como una ballena varada tratando de alimentar a un elefante bebe. Otras razones para no amamantar incluyen una falta de educación, falta de apoyo en el trabajo, enfermedades crónicas (tales como sida o cáncer), o medicamentos que podrían hacerle daño al infante (por ejemplo, antidepresivos).

Yo fui un bebe alimentado con formula. Por varias razones, mi madre no pudo amamantarme. Aún así yo tuve una buena conexión con mi madre, tuve una niñez saludable, y me fue bien en la escuela. Por lo que, mientras que amamantar potencialmente sí ofrece muchas ventajas no es sinónimo con ser una «buena madre». Para las mujeres que no pueden amamantar, la formula es una alternativa saludable y excelente.

Afortunadamente, la mayoría de mujeres pueden amamantar y muchas más lo están haciendo. La sociedad está avanzando: los hospitales están empleando asesoras de lactancia in situ, los lugares de trabajo están siendo más acomodadores, y los grupos de apoyo de la lactancia están surgiendo en todo lado. ¡El efecto neto ha llevado a un incremento de un 14% en el numero de mujeres lactando en solo 10 años!

¿Recuerdas mi comentario acerca de sentirme como una ballena varada? Afortunadamente, encontré una excelente asesora de lactancia que me ayudó durante las primeras semanas. Tomó un poco de tiempo, pero ambos bebes eventualmente aprendieron y pude amamantarlos por más de un año.

Fuentes:

  1. http://www.cbsnews.com/news/cdc-breast-feeding-rates-rise-to-77-percent-of-us-moms/
  2. http://pediatrics.aappublications.org/content/129/3/e827.full#content-block

 


Acerca del autor

Rachel Nelson MD

se graduó de la Universidad de Loma Linda y completó una residencia pediátrica en la Universidad de California en Davis. Su pasión es ayudar a los niños a alcanzar su máximo potencial. Ella está casada con un cirujano de coloproctología con quien tiene dos niños: Amy y Michael. La doctora Nelson le gusta jugar afuera con sus niños, cuidar su huerta, y tocar música.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *