Tengo dos preciosos niños. Odio verlos enfermos o sufriendo. Sin embargo, como pediatra, veo muchos niños enfermos y sufrientes cada día, y me duele el corazón. En mi ultimo articulo, conté acerca de mi experiencia con las paperas.

Fue horrible y hubiera podido haber sido prevenido si mis amigos hubieran sabido acerca de vacunar a sus hijos.

Las vacunas para los infantes se han vuelto un tema controvertido. Muchos padres se encuentran genuinamente confusos acerca de lo que es mejor para sus hijos. Y, ¿quién no? Sobran los sitios web anti-vacunas con técnicas para crear temor:

  • Fotos de muñecas llenas de alfileres con subtítulos que leen: ¿Le harías esto a tu niño?
  • Licuadoras llenas de mercurio y huevos: ¿Le darías esto a tu niño?
  • E historias de supuestos encubrimientos gubernamentales.

Lo que estos sitios web no mencionan es el otro lado de esta historia. La historia de niños que han muerto o han sufrido de complicaciones serias causadas por las propias enfermedades que las vacunas previenen. Las enfermedades en contra de las cuales las vacunas protegen son muy reales y muy mortíferas. Gracias a las vacunas, ya es muy raro que veamos estas enfermedades en nuestro país.

Por ejemplo, tomemos a Sara (un seudónimo). Sara es la madre de uno de mis pacientes. Los padres de Sara fueron muy cuidadosos acerca de las inmunizaciones y después de mucha consideración decidieron evitarlas por completo. Por lo que Sara y su hermano no fueron inmunizados. Desafortunadamente, el hermano de Sara contrajo el polio y ha tenido secuelas severas causadas por esta enfermedad.

Luego está el paciente que yo cuidé con meningitis causada por la varicela. Sus padres decidieron no obtener la vacuna de la varicela, porque, en sus propias palabras, «la varicela es una enfermedad que todos los niños contraían como un rito de paso». Este «rito de paso» llevó a su hijo a una sala de emergencia pediátrica.

¿Quieres ver el tétano? Toma un viaje a una sala de pacientes de tétano en un país tercermundista, donde aún el sonido de pasos es suficiente para hacer que los pacientes sufran de espasmos musculares potencialmente mortales. Yo lo he visto. Y, esta enfermedad es completamente prevenible por las vacunas.

Estas historias no están siendo contadas en los sitios web anti-vacunas.

Los ingredientes en las vacunas

Sabemos que las enfermedades son terribles, pero si el riesgo es bajo, ¿podría ser que el «peligro» de los ingredientes tóxicos en la vacuna es mayor al riesgo de contraer esa enfermedad? Afortunadamente, no hay ninguna conspiración secreta para esconder lo que las vacunas contienen. Esta información está disponible libremente. La CDC tiene una pagina excelente que cualquier persona puede visitar con una lista completa de todos los ingredientes en todas las vacunas: http://www.cdc.gov/vaccines/vac-gen/additives.htm.

Descarga el documento PDF «Ingredientes de vacunas ordenados por vacuna». Estos también explican la función de algunos de los aditivos más comunes. En breve, los ingredientes añadidos a las vacunas son importantes para:

  • Preservar la vacuna de infecciones
  • Presentar la vacuna al sistema inmune del cuerpo
  • Y preservar la «vida útil» de la vacuna.

Se ha removido el Thimerosal de las vacunas pediátricas desde el 2001 por una preocupación teorética por las secuelas neurológicas (que nunca ha sido demostrado conclusivamente). Otros ingredientes son monitoreados constantemente por el Sistema de reportaje de eventos adversos de vacunas (En inglés: Vaccine Adverse Event Reporting System -VAERS). La academia americana de pediatría tiene un articulo excelente que cubre los ingredientes de las vacunas con más detalle. Leelo: http://pediatrics.aappublications.org/content/112/6/1394.full.

¿Qué de las vacunas y el autismo?

¿No se ha demostrado un vinculo entre la vacuna triple vírica y el autismo? No, no es verdad. Un excelente estudio publicado en el Journal of the American Medical Society muestra que no hay ninguna asociación entre esta vacuna y el autismo. He aquí un vinculo al articulo: http://www.giuseppepingitore.it/wp-content/uploads/2015/04/autismo_MMR_JAMA2015.pdf.

En conclusión, más de 90.000 niños con hermanos mayores fueron evaluados retrospectivamente. Se compararon pares de hermanos que habían recibido inmunizaciones con pares de hermanos que no habían recibido las mismas y no encontraron ningún incremento en autismo o algún desorden del espectro del autismo en los niños que recibieron la vacuna triple vírica.

¿Qué del cronograma de las vacunas?

¿No será que el sistema inmune va a quedar abrumado por todos los antígenos que recibe? No. Tu niño podría estar expuesto al máximo a unos cientos de antígenos de una vacuna pero son expuestos a MILES de antígenos cuando simplemente lamen algunos juguetes que han estado en el suelo. He aquí un excelente enlace resumiendo cuan bien el sistema inmune de tu hijo puede manejar los antígenos: http://www.quackwatch.com/03HealthPromotion/immu/too_many.html.

Pero, ¿qué de la efectividad de las vacunas?

¿No habían empezado a desaparecer ya las enfermedades terribles contra las que las vacunas protegen gracias a las mejoras en la higiene antes de que las vacunas fueran introducidas? ¿Realmente son tan efectivas las vacunas en erradicar las enfermedades malas? Ten cuidado. Los sitios web anti-vacunas les encanta mostrar gráficos los cuales ellos pretenden que demuestran que las vacunas no son efectivas. Por ejemplo:

measles-deaths-decline-1024x558

(http://vaxtruth.org/2012/01/measles-perspective/)

Parece que las vacunas no han hecho nada, ¿cierto? Bueno, en realidad este no es el caso. Este grafico muestra la tasa de muertes por sarampión. Como podemos ver, eso ya se había reducido gracias a los avances en la medicina. Y es verdad, si contraes sarampión hoy en día, no es probable que mueras. Sin embargo, el sarampión hace mucho más que matar: puede causar daño permanente al cerebro, daño permanente auditivo, y neumonía severa. Puede ser que no te mueras, pero podrías tener secuelas a largo plazo. Por lo que, lo que seria mejor saber es: ¿redujo la vacuna del sarampión el numero de casos de sarampión? Y si, sí lo hizo. Mira el grafico a continuación:

measles-vaccine-cdc

(http://archive.hhs.gov/nvpo/concepts/intro6.htm)

La vacuna del sarampión fue licenciada en 1962, y como puedes ver, fue entonces que el numero de casos empezó a reducirse. No desapareció completamente hasta 1993.

En conclusión, yo se que no puedo proteger a mis dos niños preciosos de todo lo malo en el mundo, pero las terribles enfermedades prevenibles con vacunas son algo contra las que sí puedo protegerlos. Mis dos niños han recibido todas sus vacunas siguiendo el cronograma de vacunas recomendado. Es lo mínimo que puedo hacer como madre.


Acerca del autor

Rachel Nelson MD

se graduó de la Universidad de Loma Linda y completó una residencia pediátrica en la Universidad de California en Davis. Su pasión es ayudar a los niños a alcanzar su máximo potencial. Ella está casada con un cirujano de coloproctología con quien tiene dos niños: Amy y Michael. La doctora Nelson le gusta jugar afuera con sus niños, cuidar su huerta, y tocar música.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *