Screen Shot 2015-02-16 at 3.38.47 PM

Imagínate una comida sin sal… insípida, ¿verdad? Esto se debe a que la sal es uno de los sabores básicos. Sin embargo, también se dice que el exceso de sal puede ser perjudicial para nuestra salud.

La sal de mesa, también conocida como cloruro de sodio, esta compuesta de dos elementos: sodio y cloro. El sodio es un nutriente esencial utilizado en varias de las funciones de nuestro cuerpo. Sin embargo, el consumo excesivo de sodio no es saludable. Entre otras cosas, se conoce que un alto consumo de sodio aumenta la presión arterial. La presión arterial alta, también conocida como hipertensión, es un problema grave en todo el mundo.

La presión arterial alta aumenta el riesgo de ataques cardiacos, apoplejía, aneurismas, insuficiencia renal y demencia. Si no se controla, podría incluso causar ceguera o fallo cardíaco.

Pero hay buenas noticias. La hipertensión no sólo se puede controlar sino que también es posible prevenirla. Se puede hacer bajar la presión arterial alta de manera natural, sin drogas ni tratamientos costosos.

Realizar sencillos cambios en el estilo de vida puede tener importantes efectos. Y una de las maneras más fáciles para empezar es disminuyendo la sal.

Estas cifras nos llevan a una pregunta obvia: ¿De dónde proviene toda esta sal en nuestra dieta?

Un estudio publicado en el Journal of the American College of Nutrition encontró que los alimentos procesados ​​son responsables del 77 por ciento de la ingesta diaria de sodio de los estadounidenses. Las fábricas de alimentos de los Estados Unidos parecen estar apiñando de sal sus productos. Por ejemplo, tome estos artículos de la despensa común:

Una porción de sopa de pollo con fideos Campbell sólo contiene 60 calorías, pero está cargada con 890 mg de sal. Una caja pequeña de macarrones con queso Kraft contiene la enorme cantidad de 1,740 mg de sodio. Una cena de pollo con cerveza apanado, marca Hungry Man, contiene 2,400 mg. Tales cantidades pondrán a la mitad del país muy por encima de su nivel de ingesta diaria recomendada.

Pero incluso estas porciones pueden ser pequeñas en comparación con lo que se encuentra en un restaurante. Por ejemplo, un burrito de frijoles en Taco Bell te otorgará la considerable cantidad de 960 mg de sodio. La clásica lasagna de Olive Garden tiene 2.830 mg de sodio. Y la versión vegetariana de fideos fritos en doble sartén de PF Chang contiene la enorme cantidad de 5,360 mg de sodio.

Al comezar a disminuir el exceso de sal en tu dieta, piensa en los beneficios adicionales que experimentarás. Los alimentos procesados ​​no sólo están llenos de sal, sino que también contienen una gran cantidad de conservantes y productos químicos. Al consumir alimentos que sean frescos, osea no procesados, podrás aprovechar los beneficios de una dieta saludable más rica en nutrientes. No hay nada mejor al final del día que disfrutar de una simple comida casera.


Acerca del autor

Jonathan Ewald

«Si el hombre piensa en su estado físico o moral él generalmente descubre que está enfermo.» - Johann Wolfgang von Goethe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *