Imagínate a un grupo de gladiadores cenando. Que ves? Tu cerebro probablemente conjura imágenes de hombres con cuchillos inmensos sentados alrededor de una mesa de madera. La cena es un cerdo asado sobre el fuego abierto y pierna de cordero todavía con el hueso. Al fin de cuentas, si el conocimiento dietético popular ha de creerse, lo que estos guerreros musculosos necesitaban era proteína.

Si tienes esta imagen en tu mente, y fueras a darle a los gladiadores un apodo relacionado con su dieta, ¿que escogerías? ¿Traga cerdos o algo así? Sin embargo, los investigadores están descubriendo algo radicalmente diferente. Estudios realizados con huesos descubiertos en una fosa común de gladiadores en Éfeso (en lo que hoy es Turquía) nos dan varios indicios acerca de las dietas que seguían los gladiadores. En vez de ser la dieta estereotípica rica en carne que nos imaginamos, los gladiadores en realidad consumían una dieta casi completamente vegetariana.1

¿Atletas vegetarianos?

Los escritos dela época se referían a los gladiadores como «hordeaii», lo que significa «comedores de cebada» en latín. Los arqueólogos creen que este nombre es en referencia a la dieta de los gladiadores, la cual estaba compuesta principalmente de cebada y habas (su fuente principal de proteínas). ¿Será posible que los gladiadores conocían del poder que la dieta tiene sobre el cuerpo? Una dieta vegetariana es una excelente forma de incrementar el rendimiento y asegurarse buena salud física. Al fin de cuentas, los hombres que tenían esa ocupación ciertamente querrían tener su máximo rendimiento. De pronto los gladiadores también creían en el dicho: «tu eres lo que comes», y preferían no terminar picados en pedazos de carne.

Puede ser que estés pensando que a los gladiadores los alimentaban con comida barata porque al fin de cuentas iban a morir, pero esto no es probable. Aunque sangriento, el combate de gladiadores resultaba en menos muertes de lo que Hollywood te haría pensar. En realidad los gladiadores eran atletas altamente entrenados que vivían de la pelea. Las peleas a la muerte hubieran sido una mala decisión financiera para los dueños de los gladiadores los cuales pagaban por su entrenamiento.2 Obviamente algunas batallas eran a la muerte, pero esto era menos común. Algunos de los esqueletos descubiertos en el sitio de Éfeso «mostraban evidencia de heridas sanadas, lo que sugiere que los gladiadores recibían tratamiento medico, y un (esqueleto) parece haber pertenecido a un luchador retirado».3

El carbón como remedio natural

Otro descubrimiento interesante es el uso del carbón como un suplemento dietético o remedio natural de parte de los gladiadores. Las fuentes históricas documentan que los gladiadores bebían una mezcla de agua y cenizas (de madera o a veces hueso) como tónico. De acuerdo a Fabian Kanz, un investigador del Departamento de Medicina Forense de la MedUni Viena, las bebidas «eran evidentemente consumidas para fortificar el cuerpo después de hacer esfuerzo físico y para promover mejor sanación de los huesos».4 Los gladiadores que tomaban estos tónicos hubieran tenido «menos probabilidad de recibir lesiones incapacitantes y heridas».

Estas bebidas funcionaban. El análisis de los huesos de los gladiadores mostró cantidades muy altas de calcio y estroncio comparados con los huesos de la población en general de la misma época. Hoy en día muchos atletas toman suplementos de calcio para proteger sus músculos y huesos, aunque en una forma más placentera de consumir. Los niveles de estroncio también son significativos pues se esta considerando el estroncio como una forma de prevenir la perdida ósea y un tratamiento para la osteoporosis. Concerniente a crear huesos fuertes, «Se ha descubierto que si se administra el estroncio, el proceso de sanación sucede más rápido y los huesos se vuelven más estables».6 El Doctor Kranz notó: «Los romanos pueden haber sabido más acerca del cuerpo humano de lo que hubiéramos pensado posible».7

Aunque no utilizamos el carbón para la salud ósea presentemente, todavía es un remedio efectivo para muchas dolencias. Se utiliza en las salas de emergencia en todo el mundo para tratar casos de envenenamiento y también puede utilizarse externamente para tratar una variedad de dolencias. Si quieres aprender más acerca de los usos del carbón, específicamente el carbón activado, lee nuestra serie sobre el tema.

Aunque los duelos de gladiadores eran barbaros, las personas de esa época eran mucho más sabias de lo que a menudo asumimos. Solo porque vivimos en el siglo 21 no significa que necesariamente somos más competentes que las personas del pasado. Tambien recordemos la importancia de aprender de la historia, pues hay muchas lecciones importantes (y de pronto hasta secretos dietéticos) esperando para ser descubiertas.

 

Fuentes:

  1. “Lost Secrets of Gladiators Revealed by Timewatch.” BBC, February 5, 2007. http://www.bbc.co.uk/pressoffice/pressreleases/stories/2007/05_may/02/gladiator.shtml.
  2. “Did Gladiators Always Fight to the Death? — Ask HISTORY.” History.com. http://www.history.com/news/ask-history/did-gladiators-always-fight-to-the-death.
  3. Ibid.
  4. Lösch, Sandra, Negahnaz Moghaddam, Karl Grossschmidt, Daniele U. Risser, and Fabian Kanz. “Stable Isotope and Trace Element Studies on Gladiators and Contemporary Romans from Ephesus (Turkey, 2nd and 3rd Ct. AD) – Implications for Differences in Diet.” Edited by Clark Spencer Larsen. PLoS ONE 9, no. 10 (October 15, 2014): e110489.
  5. “Lost Secrets of Gladiators Revealed by Timewatch.” BBC, February 5, 2007. http://www.bbc.co.uk/pressoffice/pressreleases/stories/2007/05_may/02/gladiator.shtml.
  6. Ibid.
  7. Ibid.


Acerca del autor

Jonathan Ewald

«Si el hombre piensa en su estado físico o moral él generalmente descubre que está enfermo.» - Johann Wolfgang von Goethe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *