¿Sabias que una de las mejores salvaguardias en caso de envenenamiento es el carbón? Puede sonar un poco extraño o hasta como remedio de curandero, pero ha sido comprobado vez tras vez. De hecho, si llevas a alguien que ha sido envenenado al hospital, lo mas probable es que le administren alguna forma de carbón. Suena raro, pero es muy efectivo. Aunque se sabe que los indígenas norteamericanos utilizaron el carbón como medicina, fue en 1831 que un profesor francés llamado Touery demostró por primera vez los efectos protectores del carbón tomando 10 veces la dosis letal de estricnina delante de la Academia Francesa de Medicina. Él sobrevivió pues revolvió el veneno con carbón. Bastante poderoso, ¿no? Si el carbón puede protegerte de la estricnina, ¿qué mas puede hacer?

  • Bueno, durante los últimos cien años el uso del carbón como medicina ha ganado mucho ímpetu. Además de tratar casos de envenenamiento, ha sido utilizado para tratar cientos de dolencias. Dependiendo de la situación, el carbón puede ser utilizado internamente o externamente en forma de emplasto o con gaza. Una lista corta de los usos del carbón incluye tratamientos para:
  • Envenenamiento (de variadas causas y niveles de severidad)
  • Nausea
  • Vomito
  • Diarrea
  • Gases intestinales
  • Resfriados
  • Ictericia neonatal
  • Inflamaciones
  • Mordeduras y picaduras de insectos y arácnidos
  • Mordeduras de víbora
  • Hiedra venenosa

¿Que tal el carbón de la barbacoa?

Bueno, antes de que pienses, “que bien, ya tengo un poco de eso en el garaje”, el carbón para uso medicinal o consumo es conocido como carbón activado. Es un poco diferente del carbón utilizado para asar la carne. Aunque esta hecho del mismo material, el carbón activado ha sido procesado especialmente para uso medicinal. El proceso consiste en calentar el carbón común y exponerlo al oxigeno. Este proceso causa que el carbón desarrolle una infinidad de poros (hoyuelos) microscópicos. Estos poros causan que la superficie del carbón incremente dramáticamente. De hecho, un gramo de carbón activado generalmente tiene un área de superficie de mas de 500 metros cuadrados. ¡Esto es mas que el tamaño de la casa promedio! Esto es bastante área de superficie para una cucharadita de polvo negro.

Esta excepcional y extensa superficie es lo que le da al carbón su efectividad. El carbón funciona porque tiene una gran habilidad de adsorber variadas toxinas (adsorber es diferente de absorber: adsorción es el proceso de vinculación química). Debido a que tiene una superficie tan amplia, el carbón tiene múltiples puntos de vinculación.

Cuando se toma internamente, el carbón atrapa las toxinas y así evita que el cuerpo las absorba. Luego, el carbón viaja a través del tracto digestivo y sale del cuerpo, junto con las toxinas atrapadas. Aunque el carbón no puede atrapar todas las substancias, si atrapa una gran cantidad de ellas.

 El carbón en acción

Yo personalmente puedo testificar acerca de la efectividad del carbón en varias de estas situaciones. Aunque si soy honesto, la primera vez que oí acerca del carbón, estaba un poco escéptico acerca de su efectividad, sin mencionar el hecho de que estaría poniendo algo como cenizas en mi boca. Probablemente no ayudaba que no era el primer remedio hogareño raro que mis padres hubieran recomendado. Sin embargo, ha resultado ser uno de los mas efectivos.

A diferencia de otros remedios, pude ver y sentir claramente los resultados del carbón. Hace algunos meses, dos horas después de comer comencé a sentirme muy enfermo.  Tuve cólicos estomacales, sentía nausea y ganas de vomitar. Concluí que había adquirido un caso de intoxicación alimentaria.

Me tomaron varios minutos para esforzarme y pararme de la cama. Cuando lo hice, tome una cucharada de carbón y volví a acostarme. Durante la siguiente hora, estaba en la cama, sintiéndome mal y orando que el carbón funcionara. Y así sucedió. Dos horas después, todos los efectos nocivos de lo que me había caído mal habían desaparecido. Una hora luego salí de la casa y continúe mi día como normal.

En artículos que publicaremos subsecuentemente vamos a destacar algunos de los beneficios y usos del carbón. Esperamos haber despertado tu interés. Ahora, hazte un favor y consigue un poco de carbón activado. Es barato y fácil de adquirir tanto en el internet como en muchos almacenes. También se consigue en polvo, capsulas, y tabletas. Adquiérelo, nunca sabes cuando lo necesitaras.


Acerca del autor

Jonathan Ewald

«Si el hombre piensa en su estado físico o moral él generalmente descubre que está enfermo.» - Johann Wolfgang von Goethe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *