¡Ay! Un dolor fuerte es una reacción común que muchas personas sienten cuando su pie toca el piso después de una noche de descanso. Este fuerte dolor va menguando cuando uno camina durante el día. Sin embargo, puede volver después de estar en pie por periodos largos de tiempo o cuando uno se para después de estar sentado por bastante tiempo.

 Este dolor puede ser causado por fascitis plantar. La fascitis plantar es una causa común de dolor en la planta de los pies de personas de edad media. Pero también puede ocurrirle a personas mas jóvenes, especialmente a los atletas (particularmente los que corren), mujeres embarazadas, y personas con sobrepeso. La fascitis plantar frecuentemente esta asociada con otra condición comúnmente dolorosa conocida como espolón calcáneo.

¿Que es la fascitis plantar?

Se dice que la fascitis plantar es una inflamación de la aponeurosis plantar, pero estudios recientes muestran que en realidad es causada por perdida de la circulación sanguínea y la degeneración del colágeno asociada con microtraumatismos repetitivos de la fascia plantar.1 Puedes preguntarte que es la fascia plantar. Es una delgada y fuerte banda de tejido conectivo en la planta del pie que va desde la planta hasta el tobillo del pie y que soporta el puente del pie. Cuando se camina o corre la aponeurosis plantar puede desprenderse de su lugar de fijación en el hueso del talón, lo cual sucede especialmente si el pie se encuentra en una posición pronada por periodos excesivos.2

La pronación excesiva sucede cuando el peso de la persona se concentra hacia la parte de adentro del puente del pie. Es como caminar sobre el dorso interno del pie. La pronación excesiva causa tensión a la aponeurosis plantar, lo cual subsecuentemente causa tensión excesiva y jaloneo donde la fascia plantar se conecta con el hueso del tobillo.

El dolor de la fascitis plantar generalmente se siente en la base del tobillo mediano, como lo demuestra la ilustración.

Tratamientos y prevención

La fascitis plantar se toma de 6 a 18 meses para resolver con tratamientos comunes.3 Esto puede causar mucha frustración especialmente a los atletas en entrenamiento. Hay muchos tratamientos diferentes, los mas comunes siendo: estiramientos de las pantorrillas, fortalecimiento de los músculos del pie, soportes del puente del pie, aparatos ortopédicos, entablillar el pie antes de dormir, agentes antiinflamatorios, inyecciones corticosteroides, y cirugía. Pero, ¿sabias que el masaje puede acelerar el proceso de curación grandemente?

El masaje puede ser muy útil en el tratamiento de la fascitis plantar. Los músculos de la pantorrilla causan que el pie pase mas tiempo en una posición flexionada plantar (con los dedos de los pies flexionados) especialmente durante el sueño. Esto acorta la aponeurosis plantar y le causa que sea mas susceptible a sobreestirarse y microtraumatismos que llevan a la fascitis plantar.4

Como son varios los músculos de la pierna que ayudan a estabilizar el pie, es necesario tomarlos en cuenta en el plan de tratamiento. Con el masaje comenzamos asesorando los músculos de las piernas. Generalmente hay tensión y a veces debilidad en los músculos de la pantorrilla, así como en los músculos anteriores y laterales de la pierna inferior. También deben revisarse los músculos isquiotibiales y relajarlos con masaje.

Los terapistas utilizan una variedad de técnicas de masaje para las extremidades inferiores y caderas porque el dolor causa compensación biomecánica en otras partes del cuerpo cuando se camina o corre.

Técnicas de masaje incluyen las siguientes en la extremidad inferior: puntos de presión en las piernas y caderas, fricción transversa, contra fuerza, y estiramiento de la aponeurosis plantar lo cual ayuda a estimular y apresurar el proceso de sanación. Solo cuando disminuye el dolor en la planta del pie podemos comenzar a masajear la aponeurosis plantar directamente.

A este punto se le sugiere al paciente que estire los músculos de las pantorrillas por lo menos una vez cada hora mientras este despierto entre tratamientos para alargar y normalizar el musculo y demás tejidos suaves.

Si estas experimentando dolor en los talones seria bueno que te hagas revisar de tu doctor y luego hacer seguimiento con un terapista de masaje bien capacitado en tu área. Hay esperanza para la recuperación rápida.

Para los que quieren evitar la fascitis plantar (o evitar volver a adquirirla), se pueden segur medidas preventivas tales como usar zapatos apropiados, tiempo de descanso y recuperación adecuado, estiramientos apropiados, fortalecimiento y masaje.

Referencias:

  1. Young, C; Rutherford, D., & Niedfeldt, M. (2001). Treatment of plantar fasciitis. American FamilyPbysician, 63(3),467-474, 477-478.
  2. Pribut, S. (2004, October). Heel pain: Heel spur syndrome and plantar fasciitis. Dr. Stephen M. Pribut's Sport Pages.
  3. Young, C; Rutherford, D., & Niedfeldt, M. (2001). Treatment of plantar fasciitis. American FamilyPbysician, 63(3),467-474, 477-478.
  4. Karageanes, SJ. (2005). Principles of manual and sports medicine. Philadelphia: Lippincott Williams & Williams


Acerca del autor

Carola Janiak, MS, RN, LMT, ACSM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *