Screen Shot 2014-09-15 at 1.08.41 PM

Comencemos con un pensamiento inquietante: un reciente artículo escrito por un analista financiero sugiere que ahora es mas barato comer en un restaurante de comida rápida que cocinar en la casa. No sé que pienses al respecto, pero personalmente lo primero que pensé cuando oí esto fue: ¿Cómo puede ser esto posible? ¿Tan bajo ha caído nuestro sistema alimentario?

Poco después de la publicación de este articulo, el periódico The New York Times publicó un articulo que comparaba una comida típica de McDonald’s para cuatro personas con una comida de frijoles y arroz para cuatro personas. No solo tenia mucho mejor nutrición la comida de frijoles y arroz (la cual incluía cebolla, pimentón, y aliños) que la de McDonald’s, sino que también era 67% mas barata.

Recientemente oí a alguien decir que deberíamos estar comiendo más como nuestros bisabuelos. Si piensas al respecto, hace bastante sentido. Si comiéramos como comían nuestros bisabuelos reduciría significativamente el precio de la comida para la persona promedio, sin mencionar que disminuiría nuestro excesivo consumo de conservantes y hormonas.

Tomemos a mi bisabuela como ejemplo. Casi todas las comidas que ella creó fueron hechas sobre su viejo fogón de leña. Ella envasó cientos de frascos de frutas y verduras, generalmente cosechadas de su propia huerta. Como si esto fuera poco, ella y mi bisabuelo probablemente hubieran podido contar con sus dedos las veces que comían en un restaurante cada año. Ella y mi bisabuelo comían un desayuno abundante, un buen almuerzo, y una cena pequeña por la tarde. Ellos comían los alimentos que podían cultivar y tenían una huerta inmensa, una variedad de bayas, y un huerto de arboles frutales.

La meta para los que deseamos mejorar o mantener nuestra salud debe ser preparar nuestras comidas de ingredientes saludables. Idealmente serían en su mayoría productos que hayamos crecido en nuestra propia huerta, o comprados en un mercado de campesinos, o que por lo menos no hayan sido atiborrados de químicos y enfermedad.

Nos gusta recomendarles a las personas que cuando vayan al supermercado merquen en las márgenes de la tienda, pues allí se encuentran muchas de las cosas buenas. Las frutas, verduras, nueces y granos a menudo se encuentran en las márgenes. Irónicamente, los productos empaquetados a menudo se encuentran en el centro de la tienda, Y estos frecuentemente son altamente procesados y sus orígenes así como su valor nutricional a menudo son cuestionables.

Pueden desarrollarse estrategias que hacen del tiempo de preparación casi igual al ir a un restaurante de comida rápida. Por ejemplo, puedes cocinar una comida grande, luego almacenar la mitad en el congelador para otro día. Cocinar las comidas con antelación y luego congelarlas es una forma excelente de proveerte con una comida fácil en un día atareado. Algunos ingredientes que se utilizan en muchos platos pueden prepararse al principio de la semana y almacenarse en el refrigerador. Esto te ahorrará el paso de picar, cortar o pelar mas adelante.

Básicamente parece que la mayor excusa consiste del tiempo, no el dinero. Las personas dicen que no tienen tiempo de alimentarse bien. Están muy ocupados como para ir a mercar y luego preparar la comida. Si eres parte de este grupo, considera esto: los cálculos han demostrado que por cada minuto que gastes en hacer ejercicio, ganas dos minutos de longevidad. Sin duda el mismo ajuste positivo cuenta cuando escojas cocinar y consumir alimentos saludables en vez de consumir un producto híper-procesado y arrojado en una freidora industrial por un desconocido.

El americano promedio, sin importar su nivel de ingreso, gasta un promedio de 90 minutos de televisión al día. Toma 45 minutos de este tiempo y dedícalos a cocinar una deliciosa comida. Te puedo asegurar que podrás prepararla con tiempo de sobra. Tiempo hay, lo que necesitamos hacer es darle prioridad a lo más importante.

He aquí algunas reglas sencillas para comer saludable y tener más longevidad:

  1. Come un desayuno abundante.
  2. Come un 75% de tus calorías en tus primeras dos comidas (desayuno y almuerzo).
  3. Come solo una comida ligera en la tarde con alimentos tales como sopa, cereal o un sándwich pequeño- en general, comidas fáciles de digerir.
  4. Recuerda tomar bastante agua.
  5. Consume 10 porciones de frutas y verduras al día.
  6. Consume un puñado de nueces al día.
  7. 20% de todas las calorías ahora vienen de la comida chatarra: elimínala de tu dieta.
  8. Escoge granos integrales: pan integral, cereales integrales, y arroz integral.
  9. Evita las bebidas azucaradas, incluso el jugo de frutas.
  10. Come mas legumbres.
  11. Aprende a leer los rótulos de los alimentos.

El tema de la nutrición puede ser confuso y parecer desalentador, especialmente con las opiniones contradictorias que las personas dan en la televisión y el internet. Este programa ha sido diseñado para ser sencillo y fácil de seguir, dada tu dedicación a tener una mejor vida. Recuerda que la nutrición es una de las mejores formas de alcanzar nuestro deseo de vivir vidas más longevas y sentirnos mejor, y tú puedes lograrlo.


Acerca del autor

Daniel Velez

Estamos aquí para servirte. ¡Si tienes alguna inquietud de salud no dudes en dejar un comentario!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *