Screen Shot 2014-09-22 at 2.58.58 PM

Cuando los Beatles escribieron la popular canción «Aquí viene el sol», puede ser que estuvieran celebrando el retorno del sol en su lluvioso hogar en Inglaterra. El sol es caliente y brillante, y generalmente se le considera como un componente bastante alegre de nuestra vida cotidiana.

Pero, ¿porqué lo necesitamos? ¿Qué lo hace indispensable en nuestras vidas? Dos palabras: Vitamina D. Hay en nuestra sangre un compuesto muy similar al colesterol que se transforma en vitamina D cuando se expone al sol. Esta vitamina D luego es convertida a su forma activa por el hígado y luego por los riñones.

Lo cual nos trae a la próxima pregunta: ¿Por qué necesitamos vitamina D? ¿Qué sucede si tenemos una deficiencia? Desde hace mucho tiempo sabemos que la vitamina D tiene un papel importante en la regulación de los niveles de calcio, y acerca de cómo una deficiencia puede causar tanto raquitismo como osteoporosis. Hoy en día sabemos que la vitamina D tiene un papel importante como una hormona esteroide en la regulación genética. Esto significa que la vitamina D puede activar los genes promotores de la salud mientras que suprime los genes malos, especialmente los oncogenes, un grupo de genes que promueven el cáncer

Y no olvidemos el importante papel de la vitamina D como antioxidante. En un articulo reciente de la revista Cancer Research se estudio la exposición al sol en los varones.

Los que recibían la mayor cantidad de sol experimentaron una reducción de un 50% de cáncer de próstata comparados a los que recibieron un mínimo de sol. Este es un solo ejemplo, pues se ha demostrado que la vitamina D también reduce muchos otros tipos de cáncer.

¡Pero esto no significa que debas pasar cada minuto del día tomando el sol! La mayoría de las personas solo necesitan pasar un corto tiempo al sol para mantener niveles saludables de vitamina D. Una vez que una persona haga suficiente vitamina D, cualquier cantidad extra es convertida en substancias inactivas. Si se almacena suficiente vitamina D durante el verano, esta generalmente es suficiente para los meses de invierno.

Existen dos longitudes de onda de la radiación ultravioleta que debemos conocer: UVA y UVB. La producción de la vitamina D requiere radiación UVB, la cual es bloqueada por la mayoría de los protectores solares. Los rayos UVA no son bloqueados por la mayoría de los protectores solares, aunque estos son los más peligrosos para la mayoría de tipos de cáncer de piel. Lo que esto significa es que al usar un protector solar estás reduciendo tu nivel de vitamina D. También has hecho muy poco para reducir tu riesgo de cáncer de piel.

Al fin de cuentas, la luz solar es importante para reducir el riesgo de cáncer y prevenir el raquitismo y la osteoporosis. Además, la luz solar te puede mantener alegre. Puede ser que hayas escuchado del trastorno afectivo estacional (TAE) o la depresión invernal. Es una clase de depresión que ocurre al mismo tiempo cada año, comenzando en el otoño y durando hasta la primavera. Esta clase de depresión causa una disminución de energía, y te hace sentir temperamental, frecuentemente sin ninguna razón.

Si tienes estos síntomas, trata de buscar un lugar donde brille el sol: el TAE es causado por la disminución de luz solar y el clima frío. Proveer luces brillantes a la longitud de onda correcta se conoce como fototerapia. Los investigadores han descubierto que esto cambia la química del cerebro mientras que incrementa los niveles de vitamina D. De hecho, la fototerapia en la forma de lámparas especializadas mejora radicalmente el TAE.

La fototerapia es una opción, pero escoger tener tu casa en un área donde brille a menudo el sol es ideal. Es comprensible que no todo mundo puede vivir cerca de una soleada playa, pero te animamos a que hagas lo necesario para hacer del sol una prioridad. Incorpora en tu vida 20-30 minutos de luz solar natural, cálida y elevadora del ánimo y veras como funciona para guiarte por el sendero de la salud.


Acerca del autor

Daniel Velez

Estamos aquí para servirte. ¡Si tienes alguna inquietud de salud no dudes en dejar un comentario!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *