Una de las mas maravillosas estaciones del año es el verano. El cálido clima nos invita a disfrutar de arenosas playas, lagos cristalinos, y senderos a través del bosque y campiña. Pero, como hemos aprendido por experiencia, ¡el verano también trae abundancia de encuentros con bichos que muerden y pican! El carbón activado tiene muchos usos medicinales, y probablemente ya conozcas algunos de ellos, pero hoy vamos a elaborar sobre su uso en el tratamiento de mordeduras y picaduras de insectos.

Un remedio natural para las picaduras de hormigas

Cualquiera que haya pisado un nido de hormigas de fuego sabe que es una experiencia increíblemente incomoda y dolorosa. Estos síntomas no son causados por la mordedura misma, sino por el veneno que estos industriosos insectos inyectan. Este veneno causa inflamación, rasquiña, y hasta destruye una minúscula área de tejido alrededor del sitio de inyección. ¡Uff!

Una sencilla y barata solución a este problema consiste en tomar una curita o banda adhesiva y aplicarle un poquito de agua a la gaza, apenas lo suficiente para humedecerla. Luego puedes rociar un poco de carbón en polvo en la gaza húmeda o frótala con una píldora de carbón hasta que se torne negra. Pon este pequeño emplasto sobre la picadura para contrarrestar los síntomas del veneno. Si tienes múltiples picaduras, haz un emplasto mas grande con un pedazo de gaza o cortando un pedazo de sabana. Cúbrela con plástico (puedes utilizar plástico de envolver los alimentos) para mantenerla húmeda. También puedes encontrar en el internet vendedores de emplastos de carbón ya preparados (búscalos bajo el rotulo de “Activated Charcoal Dressing”). Si lo que tienes son picaduras de zancudos o ácaros, no te preocupes, ¡pues estas aplicaciones harán maravillas para esta clase de picaduras también! Hasta la hinchazón causada por  hiedra venenosa puede ser tratada con carbón activado.

Carbón activado para las picaduras de abejas

El tratamiento ideal para las picaduras de abejas, avispas o avispones es, predeciblemente, un emplasto de carbón. Si el aguijón todavía se encuentra clavado en la piel, utiliza una uña, una tarjeta de crédito o un cuchillo para remover el aguijón raspándolo con el borde en forma paralela. Corta un pedazo de gaza o sabana, humedécela con un poco de agua, luego añádele carbón. Pon el emplasto sobre la picadura y cúbrela con plástico para mantenerlo húmedo. También puedes utilizar el método de la cura o banda adhesiva mencionado con antelación. Si estas planeando gozar del aire libre tomando unas vacaciones o simplemente relajándote en tu casa, no olvides tener a mano un suministro de carbón activado. ¡Es posible que termines necesitándolo!

Nota: aunque la mayoría de picaduras y mordidas de insectos pueden ser tratadas en la casa, ciertas personas tienen severas reacciones alérgicas al veneno y necesitaran atención medica de emergencia.

Sabías que el carbón activado también puede ser utilizado para tratar mordeduras de arañas y serpientes? ¡Lee el próximo articulo para aprender mas al respecto!


Acerca del autor

Jonathan Ewald

«Si el hombre piensa en su estado físico o moral él generalmente descubre que está enfermo.» - Johann Wolfgang von Goethe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *