Screen Shot 2015-09-02 at 5.28.24 PM

Nuevas investigaciones llevadas a cabo con tomografías cerebrales han demostrado que las practicas espirituales tienen la habilidad de mejorar la memoria y hasta pueden retardar el proceso de envejecimiento. El Doctor Andrew Newberg escribió un libro titulado How God Changes your Brain (Como cambia Dios tu cerebro). Por medio de investigaciones extensas y tomografías cerebrales, él demuestra que las practicas espirituales son inherentemente buenas para nuestros cuerpos, especialmente nuestros cerebros.

De acuerdo a Newberg, tanto la meditación como la oración juegan roles importantes en el fortalecimiento de circuitos importantes en nuestros cerebros, que nos vuelven mas conscientes socialmente y alertas, al mismo tiempo reduciendo la ansiedad, la depresión, y el estrés neurológico.

Considera: ¿Será que la confianza en el poder divino juega un rol en nuestra búsqueda de la longevidad?

En un estudio titulado Religious involvement and U.S. adult mortality (La participación religiosa y la mortalidad adulta en los Estados Unidos), se descubrió que las personas que nunca atendían actividades religiosas exhibían cerca del doble de riesgo de muerte, comparados con los que atendían actividades religiosas mas de una vez a la semana. Esto suma a una diferencia de siete años en expectativa de vida.

En otras palabras, ¡los beneficios de salud de atender actividades religiosas regularmente es equivalente a no fumar! ¿Será que esto significa que tener fe en Dios cambia nuestros cerebros y cuerpos?

¿Realmente será una forma valida de vivir vidas mas felices, saludables y largas?

Bueno, para comenzar, diferentes estudios han demostrado una conexión entre una falta de concurrencia a servicios religiosos y la probabilidad de tener enfermedades respiratorias, enfermedades infecciosas, o diabetes. Los riesgos de salud se extienden hasta el tener presión cardíaca elevada, depresión, suicidio, cáncer pulmonar, cardiopatía isquémica, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, y admisiones hospitalarias. También es mas elevada la probabilidad de sufrir discapacidad física y sufrir debilidad del sistema inmune.

En contraste, las personas que atienden a la iglesia regularmente tenían mas probabilidades de dejar de fumar, incrementar su actividad física, ser mas sociables, y mantenerse casados. Es bastante sorprendente y puede ser que estés pensando: ¿qué es la razón de todo esto? Bueno, la religión organizada generalmente provee un sistema de apoyo social que ha sido demostrado que mejora la salud en general.

En un estudio de pacientes con cirugía cardíaca, las personas con bajo apoyo social que no dependían de su fe religiosa para tener fortaleza tenían una taza de mortalidad que era 12 veces mas alta que las persona que sí tenían una red fuerte de apoyo religioso. Muchos oyen esto y piensan: bueno, entonces es el apoyo social el que mejora la salud, no Dios. Es una pregunta que se ha hecho suficientes veces como para que se condujera un estudio para examinarla.

El estudio siguió a 22 kibutz, los cuales esencialmente son comunidades colectivas agrícolas Judías. Durante 16 años, el estudio comparo 11 kibutz religiosos en Israel con 11 kibutz seculares. El estudio los emparejó cuidadosamente para que fueran tan similares estadísticamente como fuera posible. Pero, a pesar de sus similares estadísticas, los resultados fueron notables: casi el doble de las personas en las comunidades seculares murieron durante el estudio.

¿Alguna vez has considerado la frase “el poder de la oración”? Los estudios académicos muestran que la oración tiene efectos de salud benéficos, particularmente para la persona que ora. Los estudios sobre la oración de petición, en la cual la persona ora por su propia salud o paz mental, muestran resultados estadísticos tangibles. La ciencia respalda los beneficios de orar por tu propia salud, especialmente cuando se trata de problemas de salud mental tales como la depresión clínica.

Entonces, ¿será que Dios cambia nuestros cerebros? ¿O, será que, siendo nuestro creador, Él sabe que nos dará la mejor salud?

Yo creo que Dios quiere tener una relación con nosotros. Cuando le permitimos que tome parte de nuestras vidas, nuestros cerebros se «encienden», nuestro cuerpos se vuelven mas eficientes, nuestros sistemas inmunes son fortalecidos, nuestros pensamientos se vuelven mas claros, y bueno, nos sentimos muy bien.

En nuestro objetivo de vivir vidas mas longevas y sanas, estar firmemente arraigados en Dios y tener confraternidad con otros creyentes ha sido demostrado ser una de las estrategias mas efectivas. Mi sugerencia es que consideres visitar tu iglesia local este fin de semana. No te hará daño.


Acerca del autor

Daniel Velez

Estamos aquí para servirte. ¡Si tienes alguna inquietud de salud no dudes en dejar un comentario!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *